Chi kung Janú
El Chi Kung es el arte de fundirse con la fuerza de la Creación y vivir en armonía con la existencia.
Janú Ruíz
91 413 14 21 - 656 676 231
janu@chikungtaojanu.com
www.chikungtaojanu.com
Madrid (España)

Chi kung

Introducción

El Chi Kung ó Qi Gong, es un conjunto de prácticas orientadas a mejorar la salud del ser humano con todo lo que ello implica, el cuerpo, la mente y la energía.
Tiene su origen en China hace unos 4000 años y se basa en los principios energéticos del Yin y el Yang y en la visión de la Medicina Tradicional China acerca de la salud, como un sistema de energías circulando en nuestro interior, en equilibrio con la naturaleza y el cosmos que nos rodea.
Para comprender lo que es el Chi Kung debemos tomar en cuenta que abarca al ser humano en su totalidad, desde lo energético a lo físico, pasando por lo emocional y lo espiritual; para definirlo en pocas palabras, sería: “el arte de aprender a utilizar la energía para vivir largos años con salud y vitalidad, cultivando la inteligencia del corazón para descubrir nuestra verdadera naturaleza”.

¿Qué significa Chi Kung?

Chi Kung literalmente significa “la habilidad o destreza en el manejo del aliento”, entendiendo por aliento tanto la propia respiración como esas fuerzas primarias que soplan en nuestro interior para mantener la vida, que permiten la regeneración de nuestras células y tejidos y la manera en que este aliento de vida es a su vez impulsado por otras fuerzas que están en el origen mismo del universo. “por ello el Chi Kung es el arte de manejar la fuerza del universo y la energía vital que circula en nosotros”.

¿En qué consiste?

Como sistema de prácticas existen ejercicios de muy diversa índole, desde los más suaves que ante todo buscan la relajación y equilibrar las energías que circulan por los meridianos, a los que están más enfocados en mejorar el funcionamiento de los órganos y con ello la calidad del Chi (energía) que producimos, así como numerosos ejercicios para estirar los músculos y tendones y reforzar los huesos, o técnicas para cultivar la energía sexual, o posturas estáticas ( zhan zhuang gong ) para reforzar el cuerpo y cultivar la energía esencial y la concentración. Sin olvidar los estilos de Chi Kung más duros o de enfoque marcial, encaminados a fortalecer la estructura del cuerpo, los órganos y sus envolturas como es el caso del Chi Kung de la Camisa de Hierro.
Otros aspectos del Chi Kung más internos o meditativos están orientados a alcanzar el equilibrio y la paz interior como fundamento de cualquier camino que nos lleve a un mayor refinamiento de nuestra energía y desarrollo espiritual.
Algo van a tener en común todos los diferentes estilos o ejercicios que practiquemos y es el manejo de la respiración, de la que existen unas 200 técnicas, ya que es la respiración lo que impulsa el primer aliento de vida a nuestras células y es el principal motor del Chi, además es por la respiración que conectamos Mente-con-Cuerpo y de esa manera la conciencia se sitúa en el instante presente, parando ese movimiento mental permanente sin sentido y que tanta energía consume.
Resumiendo: en general consiste en ejercicios suaves, que armonizados con la respiración y concentrándonos adecuadamente en dirigir la energía a ciertos lugares de nuestro cuerpo, van a producir un efecto beneficioso sobre la salud de la persona.

Beneficios físicos y psíquicos:

Algunos de los beneficios comprobados del Chi Kung son:



Hay algo sin forma y perfecto
Que existía antes que el Universo naciera.
Es sereno. Vacio. Solitario. Inmutable. Infinito.
Eternamente presente. Es la madre del Universo.
A falta de un nombre mejor lo llamo Tao.

Fluye a través de todo,
dentro y fuera de todo,
y al origen de todo retorna.

El Tao es grande. El Universo es grande.
La Tierra es grande. El Hombre es grande.
Estos son los cuatro grandes poderes.

El Hombre sigue a la Tierra.
La Tierra sigue al Universo.
El Universo sigue al Tao.
El Tao se sigue a si mismo.

Lao Tzu “Tao Te Ching”



¿Para quién está indicado?

El Chi Kung está indicado para cualquier persona que quiera vivir su cuerpo y su energía de una manera más consciente y equilibrada, obteniendo lo mejor de sí misma sin importar la edad.  En cada caso los límites vendrán dados por nuestras condiciones físicas actuales, pero se puede adaptar a las necesidades de cada uno, ya que existen numerosos ejercicios de pie, tumbados o sentados.

 

Practicar solo o con el maestro

Como cualquier práctica energética, es conveniente hacerla con la supervisión de un experto, ya que los libros, vídeos o publicaciones pueden servir de ayuda pero no es posible captar todo el contenido de la enseñanza y se pueden cometer errores graves que impedirán obtener el resultado deseado e incluso tener efectos contraproducentes.

 

Mejor momento del día para practicarlo y contraindicaciones:

La mejor hora para practicar es por la mañana, en China sorprende ver como desde muy temprano los parques se llenan con personas de todas las edades realizando solos o en grupos sus ejercicios de Chi Kung y Tai Ji Quan, pero si no disponemos de ese momento ideal, deberemos buscar otro que encaje bien con nuestro horario, lo importante es practicar todos los días si se puede y si no al menos dos o tres veces por semana.   Como precaución procura no comer inmediatamente después de hacer Chi Kung, espera unos veinte minutos y si has comido fuerte espera a hacer la digestión, y no te duches a continuación de tu práctica, espera otros veinte minutos ya que la energía estará regulándose en tu interior y la puedes desequilibrar.

  

Cómo prepararse:

A continuación presentamos algunos sencillos ejercicios:  

Preparación: vístete con ropa cómoda, una bonita sonrisa y buen estado de ánimo, busca algún lugar de tu agrado en la naturaleza o si estás en tu casa prepara una habitación tranquila donde sepas que nadie te va a molestar, puedes poner música suave si te gusta y a empezar.

1. Acariciar la cortina de seda: De pie con las piernas separadas a la anchura de los hombros, elevar los brazos por delante con las palmas hacia el suelo en la inspiración y descenderlos en la exhalación, al bajar las manos nos concentramos en acariciar algo muy suave, como una cortina de seda, esto produce el efecto de relajar el corazón, calmar las emociones y aliviar el stress. Inspirar por la nariz y exhalar por la boca. Repetirlo entre doce y veinticuatro veces.
preparación
2. El tigre empuja una montaña: De pie y con las piernas separadas a la anchura de los hombros, elevar los brazos con las palmas dirigidas hacia el frente y traer las manos hacia el pecho al inspirar, a la vez que mentalmente nos concentramos en captar la energía desde la distancia y llevarla a la región del ombligo mientras exhalamos. Inspirar nuevamente y al exhalar estirar los brazos hacia delante sacando la energía por las manos. El ejercicio refuerza la energía de los pulmones, el bajo vientre y el aparato genital, aumentando la energía vital. Repetirlo entre doce y veinticuatro veces.
El tigre empuja la montaña El tigre empuja la montaña 2
3. Sujetar el Cielo con las manos: Pies separados a la anchura de los hombros, en la inspiración subir las manos a los lados del cuerpo hasta llevarlas por encima de la cabeza, en la exhalación bajar las manos. Al subir captamos la energía desde la tierra y al bajar la recogemos desde el cielo, haciéndola circular en nuestro interior. Equilibra la energía en todos los órganos, abre los pulmones, evita la fatiga, alivia los dolores de espalda y ayuda a elevar los órganos. Repetirlo entre doce y veinticuatro veces.
Sujetar el cielo con las manos Sujetar el cielo con las manos 2
4. El gigante levanta la piedra: Piernas más abiertas que el ancho de los hombros, al inspirar recoger la energía desde la tierra, las manos hacen como si levantaran una pesada piedra y al exhalar la depositamos dentro de la pelvis. Volvemos a inspirar y las manos suben juntas por delante hacia la cabeza, allí se separan y las bajamos por los lados al exhalar, concentrándonos en vaciar la mente de todo aquello que nos perturba y mandar esa energía hacia la tierra. Así dejamos la cabeza ligera, el corazón en calma y el vientre lleno de energía vital. Es excelente para estados obsesivos o depresivos y cuando la persona se siente falta de energía. Repetirlo entre doce y veinticuatro veces.
El gigante levanta la piedra El gigante levanta la piedra
5. Estirando los músculos y tendones: Existen infinidad de ejercicios de Chi Kung para reforzar y dar elasticidad a los músculos y tendones y para las articulaciones, este es uno de ellos: de pie retorcer los brazos y las piernas a la vez que los estiramos en la inspiración y relajarlos en la exhalación. Se hace a un lado y a otro, asimismo es un excelente masaje para los órganos y muy recomendable después del parto si al hacerlo subimos el perineo en la inspiración. Repetirlo ocho veces de cada lado.
Estirando los músculos y tendones
6. Automasaje: Encontramos numerosas técnicas y tratamientos con automasaje: para activar la circulación de la energía en los meridianos, reforzar los huesos y los órganos, masajes de estimulación y relajación para los músculos, sobre puntos energéticos, la cara, manos y pies, para los pechos como prevención del cáncer de mama, sobre los órganos genitales para potenciar la energía sexual, etc.
Automasaje
Wu Ji: El Chi Kung tiene una parte importantísima de toma de conciencia de lo que somos y lo que sentimos, en esta posición nos relajamos, permaneciendo de pie con los ojos cerrados, los talones, la pelvis, el pecho y la cabeza alineados entre el cielo y la tierra, nos concentramos en la respiración y disfrutamos en calma de nuestras sensaciones mientras nos fundimos con el universo.
Automasaje

Estos ejercicios que te ofrezco como muestra son algunos entre los más de 2600 que existen registrados oficialmente en China y espero que sirvan para despertar tu curiosidad acerca de este apasionante mundo que llamamos Chi Kung....